Mostrando: 1 - 10 de 11 RESULTADOS
El gato bengalí

EL FUZZY EN EL GATO BENGALÍ

Los gatos bengalíes son conocidos por su exótica apariencia, que combina la elegancia salvaje de un felino con la dulzura de un compañero doméstico. Uno de los aspectos más fascinantes de estos gatos es su pelaje, que viene en una variedad de patrones y texturas. Hoy, nos sumergiremos en el mundo del «fuzzy«, una característica distintiva que añade una dosis extra de encanto a estos magníficos felinos.

¿Qué es el «fuzzy» en los Gatos Bengalíes?

El «fuzzy» en los gatos bengalíes es una etapa específica en el desarrollo del pelaje, que se caracteriza por un aspecto borroso o encrespado. Esta característica es heredada de los ancestros salvajes de los gatos bengalíes, los ALC (gato leopardo asiático). Especulativamente, esta adaptación podría haber proporcionado a los pequeños leopardos una forma de camuflaje y protección mientras exploraban su entorno selvático.

La Evolución del «Fuzzy» en mis Gatos Bengalíes

El pelaje «fuzzy» es un proceso por el que pasan casi todos los gatitos bengalíes de entre 1 y 4 meses de edad. Durante esta etapa, los gatitos están cubiertos de mechones de pelo pálidos, que pueden ser de color grisáceo o blanquecino, sobresaliendo en diferentes direcciones. Este pelaje difuso puede hacer que el patrón del gatito sea apenas visible o completamente indistinto. Con el tiempo, este pelaje «fuzzy» se transforma, y el gatito bengalí pierde su aspecto borroso alrededor de los ocho meses de edad. Sin embargo, en algunos casos, este cambio puede extenderse hasta el año y medio de vida del gato.

La Belleza del «Fuzzy» Capturada en Imágenes

Para que puedas comprender mejor este fascinante proceso, te invitamos a explorar una galería de imágenes que capturan las distintas fases por las que pasaron nuestros gatitos. Desde los primeros días de pelusa hasta su transformación en majestuosos felinos adultos, estas fotografías revelan la belleza y la singularidad de esta fase transitoria en el desarrollo del pelaje de los gatos bengalíes.

BENSAVAGE AURORA

Gatita bengalí con tres días de vida:

Gato bengali en fuzzy

Gatita bengalí con un mes y medio:

Gato bengali en fuzzy

Gatita bengalí con dos meses:

Gato bengali en fuzzy

Gatita bengalí con tres meses:

Gato bengali en fuzzy

Gatita bengalí con 4 meses:

Gato bengalí perdiendo el fuzzy

BENSAVAGE CRYSTAL

Gatita bengalí con tres días de vida:

Gato bengali en fuzzy

Gatita bengalí con tres semanas:

Gato bengali en fuzzy

Gatita bengalí con un mes:

Gato bengali en fuzzy

Gatita bengalí con un mes y tres semanas:

Gato bengali en fuzzy

Gatita bengalí con dos meses y medio:

Gato bengali en fuzzy

Gatita bengalí con tres meses:

Gato bengalí perdiendo el fuzzy
El gato bengalí

¿QUÉ NECESITO PARA LA LLEGADA DE MI GATITO?

Antes de que llegue tu gatito, asegúrate de que tienes todo lo necesario para cuidarlo y ayudarlo a instalarse en su nuevo hogar. Aquí están los elementos esenciales. Si pincháis en la imagen os llevará directamente al producto de Amazon o Zooplus.

CAMA

Crea un lugar seguro y acogedor para que tu gato duerma. A algunos gatitos les gusta cambiar sus lugares de dormir regularmente, por lo que puede ser necesaria más de una cama. A los gatos les gustan las camas más blandas así como las camas cuevas. Adjunto imagen de dos ejemplos:

TRASPORTÍN

Tiene una malla transpirable en los tres lados para garantizar la circulación normal del aire y el cojín de comodidad incorporados protege las articulaciones de la mascota para mejorar la comodidad del viaje. Hay un bolsillo pequeño en el exterior de la bolsa para guardar cosas. Cumple con el tamaño estándar de las aerolíneas, se ajusta al asiento de la cabina delantera de la mayoría de las compañías aéreas.

Si quieres sacar a pasear por el campo a tu gatito o hacer viajes largos te recomendamos una mochila ya que es muy cómoda para viajar. 

COMEDERO

La mayoría de los gatos prefieren recipientes de porcelana, vidrio o acero inoxidable, además estos materiales evitarán que les aparezca acné felino y son más higiénicos. No recomendamos los comederos de plástico.

BEBEDERO

Recomendamos tener un bebedero de vidrio o porcelana así como una fuente para gatos. La mayoría de gatos solo beben si el agua está en movimiento y, por tanto, no suelen beber el agua suficiente. Con la fuente para gatos conseguiremos que beban más cantidad de agua y de esta manera evitaremos la aparición de cálculos renales y además evitaremos que mojen todo el suelo metiendo la patita de agua para producir movimiento en un bebedero tradicional.

BANDEJA DE ARENA

Una bandeja cubierta es la mejor forma de minimizar derrames y olores. No olvides comprar una pala para retirar los excrementos. Recomendamos comprar uno grande para que pueda moverse cómodamente para hacer sus necesidades.

Hay muchas opciones para todos los gustos, algunos muy bonitos que no romperán la estética de tu casa.

También existen unos areneros que tienen la entrada superior y hace que no salga sustrato, por tanto se mantendrá el suelo más limpio, pero solo lo aconsejamos cuando los gatos son adultos para que puedan entrar y salir sin problema y de manera cómoda. Es una buena opción si tenéis perros en casa.

Si vais a viajar aconsejamos comprar un arenero plegable que podréis llevar en el bolsillo del trasportín. También muy útil para llevar en las visitas del veterinario por si la espera se alarga.

SUSTRATO PARA ARENEROS

Existen muchas opciones que dependen de vuestras necesidades.

  • Arenas absorbentes. Podéis optar por arenas más baratas pero tendréis que cambiar la arena de manera más recurrente. No nos gusta porque tiene mucho polvo y es malo para las vías respiratorias de los gatos. Aconsejamos hacer los cambios cada dos días.
  • Arenas aglomerantes de calidad. Se crean bolas que mantienen el desecho en el interior, absorben la humedad y neutralizan el olor. Tendréis que hacer cambios una vez en semana.
  • Sustratos órganicos como Cat’s best. Esta es la mejor opción para nosotros ya que mantiene los olores a raya y no tiene polvo. Es muy cómoda de limpiar, la orina se hace una bolita y es muy sencilla de localizar y las deposiciones se recubren igualmente. También tenéis la opción de suscribiros al producto a través de Amazon, saldrá más económico y no tendréis que preocuparos de hacer la compra constantemente.
  • También recomendamos poner una esterilla en la salida del arenero para evitar que salga la arena del arenero, de esta manera se mantendrá todo más limpio.

MATERIAL DE ASEO

Elige un cepillo o peine adecuado para el pelo corto de tu gatito y compra también un cortauñas para gatos. Estas son nuestras recomendaciones: 

JUGUETES

Es super importante jugar con nuestro gatito, por una parte reforzará el vínculo con nosotros y por otra parte evitaremos que trate de jugar con objetos prohibidos. 

  • Cañas de plumas. Los mejores juguetes para interactuar con nosotros son las cañas de plumas, hay de muchas formas y colores, estos son nuestros favoritos ya que les encanta y son bastante duraderos.
  • Pelotas. Los mejores juguetes para jugar mientras no estamos en casa son las pelotas y los ratoncitos, se mantendrán divertidos mientras están solitos. También podéis enseñarles a que os traigan cuando le lancéis los ratoncitos como si fueran perritos. 
  • Juguetes interactivos. Captarán su atención, les motivarán tanto a cazar como a pensar como conseguir extraer la bola.
  • Juguetes con catnip. En general, el catnip sirve para darle un momento de extrema felicidad a los gatitos. Sirve para tranquilizarlos en caso de que estén nerviosos por algo e incluso para subirles el ánimo. Les encanta traspórtalos, traértelo para que se lo lances e incluso rozarse.
  • Palitos de müller. Estos palitos tienen muchas ventajas, es ideal para que los gatos jueguen y transporten. Al mismo tiempo, también puede reducir el estrés del gato, alentarlo a hacer ejercicio y ser un compañero de juegos cuando el gato está solo. También son muy útiles en el periodo de cambio de dientes ya que les aliviará mordiendo y además son buenas para higiene dental y cuidado bucal para gatos.

RASCADORES

Hay muchos tipos de rascadores: árbol rascador, rascadores medianos, pequeños, de cartón, etc. Nosotros aconsejamos tener un árbol rascador mediano-grande según cuánto espacio tengáis en casa y luego rascadores más pequeños por distintas partes de la casa. Recomendaría tener rascadores en todas las habitaciones para que siempre tengan una opción donde rascar, de esta manera evitaremos que tiendan a rascar en sofás, muebles, etc. 

  • Árbol rascador. En Zooplus hay muchos de la marca Natural Paradise, también en Amazon hay muy buenas opciones. 
  • Rascador mediano: Este poster es ideal ya que les permite rascar y estirarse. A los gatos les encanta estirar y rascarse cuando se despiertan. Aconsejamos poner esta palmera cerca del sofá. 
  • Rascador pequeño: Este tipo de tabla rascador es ideal para complementar con el rascador grande. Podéis ponerlos por varias habitaciones.

SUPLEMENTOS

  • Taurina
  • Probioticos
  • Vitaminas

OTROS PRODUCTOS

  • Cámara de vigilancia para cuando estés fuera de casa. Hará que estés más tranquilo teniéndolo vigilado y podrás controlar que todo está en orden.
  • Jeringa para pastillas. El dispensador de pastillas para gatos es fácil de usar. Simplemente abra la boca, inserte la pipeta, un pequeño empujón con un control deslizante. La forma suave y redonda de la cabeza no dañará los dientes ni las encías de su gatito.
  • Seguro para puertas. Es muy probable que tu gato aprenda a abrir las puertas. Para evitar que se escapen o entren a habitaciones donde no queremos estos seguros son muy útiles. Son fáciles de instalar y no tendrás que dañar la puerta ya que su instalación es rápida mediante el adhesivo que trae el producto.
  • Hierba gatera. La hierba es una fuente natural de fibra, que estimula la digestión y ayuda a prevenir la acumulación de bolas de pelo. Las plantas más comunes en los hogares suelen ser tóxicas y por lo tanto no son adecuadas para su consumo, si les damos esta hierba no tendrán la tentación de morder nuestras plantas ya que se encontrarán saciados.
  • Mantas. Es recomendable poner una mantita en el trasportín para que brinde un apoyo cálido, cómodo y relajante. También es aconsejable ponerla en el árbol rascador para lavar con mayor frecuencia.
El gato bengalí

Comprar un gato bengalí: El precio

Nuestros gatitos no son baratos. Esto tiene varias razones.

  1. Un criador responsable hará todo lo posible para garantizar que pueda disfrutar de un bengalí saludable, bello y social.
  2. Para empezar, los padres son cuidadosamente seleccionados. Esto requiere tiempo y esfuerzo en estudiar las diferencias líneas de todas las partes del mundo.
  3. Las líneas de sangre se controlan en busca de enfermedades y trastornos hereditarios. Porque como en todas las razas de gatos, también hay enfermedades y trastornos hereditarios.
  4. La socialización es fundamental. El carácter y la condición psicológica de los padres y del gatito son muy importantes. Un gatito que no ha sido socializado adecuadamente o que ha sido separado de su madre demasiado pronto, a menudo se convierte más tarde en un gato con problemas de conducta.
  5. Los animales reproductores requieren el mejor cuidado. Todo debe ser de la mejor calidad; comida, arena para gatos, entorno de vida, atención veterinaria, etc.
  6. Los gatos reproductores se someten a pruebas cada dos años y se examinan para detectar enfermedades hereditarias.
  7. Realizamos PCR en busca de parásitos de manera regular y los gatitos se revisan antes de ir a su nuevo hogar. 
  8. El mantenimiento de un criadero y sus instalaciones cuesta dinero.
    Esto incluye rascadores, recintos al aire libre, productos de limpieza seguros, medicamentos y suplementos alimentarios. Además, también hay costes de membresías de clubes, visitas al veterinario, ultrasonidos, ecografías, radiografías, desparasitaciones, esterilizaciones, solicitud de pedigrí, etc.
  9. Este trabajo consiste en una jornada de 24 horas los 365 días del año.

El precio depende de cada gatito en particular, características que nosotros valoramos (como el contraste, el perfil, el color, la simetría, el carácter, entre muchas otras) y el tipo de contrato.

Los gatitos de la categoría «compañía» siempre se entregarán esterilizados y los precios oscilan entre 1.200 y 1.600€, dependiendo de los gastos de la camada y las características de cada gatito.

Gatito para «compañía» de espectáculo, gatito castrado con características para ir a Exposiciones felinas desde 2.000€.

Los gatitos de la categoría «cría/exposición» solo serán cedidos a criaderos oficiales de confianza, con documentación apropiada y afijo en vigor. Los precios parten desde los 2.400€ en adelante.

¿Por qué los precios de los cachorros son relativamente altos y no negociables?

El precio refleja calidad y garantías, el motivo es que el tipo de personas que quiero para mis gatitos son aquellas que entienden el beneficio detrás de las garantías que ofrezco y el compromiso que pongo detrás de cada cachorro, y que no se detiene solo en la superficie, como el precio. Sino que se preocupan de las condiciones en las que se encuentra el gatito, de las pruebas a las que han sido sometidos y del carácter del gatito.

Además, creo que es una falta de respeto negociar el precio, significa ignorar por completo la calidad y el valor del cachorro. Cuando encuentras a alguien lo suficientemente desesperado como para estar dispuesto a negociar el precio no estás haciendo ningún negocio además de perder prestigio, muchas veces el dinero ahorrado se gastará en el futuro inmediato en gastos veterinarios, porque los que venden a precios fuera del mercado ciertamente han recortado gastos para un mantenimiento digno de los gatos y sobre todo ha abaratado los costes del veterinario, por lo que no se pueden dar gatitos sanos.

Por supuesto, es posible comprar un gato bengalí más barato a través de Internet. La pregunta es si quieres eso.

Estos gatos a menudo no tienen microchip, no tienen pedigrí o no han mirado la salud de los padres. Además, es posible que no hayan sido socializados o hayan sido mal socializados; no haya garantía sobre el gatito; puede venir con enfermedades y no se puede contactar después de la venta con el vendedor; o los costes de castración y esterilización no están incluidos. Al final, lo barato sale caro.

LAS ENFERMEDADES VIRALES MÁS PELIGROSAS

Virus de la leucemia felina (FELV)

El virus de la leucemia felina (FeLV) ocupa el segundo lugar después del trauma como la principal causa de muerte en los gatos, matando al 85% de los felinos persistentemente infectados dentro de los tres años posteriores al diagnóstico. El virus comúnmente causa anemia o linfoma, pero debido a que suprime el sistema inmunológico, también puede predisponer a los gatos a infecciones mortales.

Sin embargo, la exposición al virus de la leucemia felina no tiene por qué ser una sentencia de muerte; Alrededor del 70% de los gatos que se encuentran con el virus pueden resistir la infección o eliminar el virus por sí mismos.

El virus de la leucemia felina (FeLV) es una de las enfermedades infecciosas más comunes en los gatos y afecta entre el 2 y el 3 % de todos los gatos en los Estados Unidos. Las tasas de infección son significativamente más altas (hasta un 30 %) en gatos que están enfermos o en alto riesgo (ver más abajo). Afortunadamente, la prevalencia de FeLV en gatos ha disminuido significativamente en los últimos 25 años desde el desarrollo de una vacuna eficaz y procedimientos de prueba precisos.

Los gatos persistentemente infectados con FeLV sirven como fuentes de infección para otros gatos. El virus se elimina en la saliva, las secreciones nasales, la orina, las heces y la leche de los gatos infectados. La transferencia del virus de gato a gato puede ocurrir a partir de una herida por mordedura, durante el aseo mutuo y (rara vez) a través del uso compartido de cajas de arena y platos de alimentación. La transmisión también puede tener lugar de una madre gata infectada a sus gatitos, ya sea antes de que nazcan o mientras están amamantando. FeLV no sobrevive mucho tiempo fuera del cuerpo de un gato, probablemente menos de unas pocas horas en condiciones domésticas normales.

Los gatos con mayor riesgo de infección por FeLV son aquellos que pueden estar expuestos a gatos infectados, ya sea por contacto cercano prolongado o por mordeduras. Dichos gatos incluyen gatos que viven con gatos infectados o con gatos con un estado de infección desconocido, gatos que pueden estar al aire libre sin supervisión donde pueden ser mordidos por un gato infectado y gatitos nacidos de madres infectadas.

Los gatitos son mucho más susceptibles a la infección por FeLV que los gatos adultos y, por lo tanto, corren el mayor riesgo de infección si se exponen. Sin embargo, incluso los gatos adultos sanos pueden infectarse si se exponen lo suficiente.

SIGNOS CLÍNICOS

FeLV afecta adversamente el cuerpo de un gato de muchas maneras. Es la causa más común de cáncer en los gatos, puede causar varios trastornos sanguíneos y puede conducir a un estado de inmunodeficiencia que dificulta la capacidad del gato para protegerse contra otras infecciones. Debido a esto, las bacterias, los virus, los protozoos y los hongos comunes que generalmente no afectan a los gatos sanos pueden causar enfermedades graves en los gatos infectados con FeLV. Estas infecciones secundarias son responsables de muchas de las enfermedades asociadas con FeLV.

Durante las primeras etapas de la infección, es común que los gatos no muestren ningún signo de enfermedad. Sin embargo, con el tiempo (semanas, meses o incluso años), la salud de un gato infectado puede deteriorarse progresivamente o puede experimentar ciclos repetitivos de enfermedad y salud relativa. Los signos pueden incluir:

  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso progresiva
  • Mal estado del pelaje
  • Ganglios linfáticos agrandados
  • fiebre persistente
  • Encías pálidas y otras membranas mucosas
  • Inflamación de las encías (gingivitis) y la boca (estomatitis)
  • Infecciones de la piel, la vejiga urinaria y las vías respiratorias superiores
  • diarrea persistente
  • Convulsiones, cambios de comportamiento y otros trastornos neurológicos
  • Una variedad de condiciones oculares
  • Aborto de gatitos u otras fallas reproductivas

DIAGNÓSTICO

Dos tipos de análisis de sangre se usan comúnmente para diagnosticar FeLV, los cuales detectan un componente proteico del virus llamado FeLV P27. Una de estas pruebas, llamada ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA), generalmente se realiza primero como una herramienta de detección y se puede realizar en el consultorio de un veterinario. Las pruebas tipo ELISA detectan la presencia de partículas de FeLV libres que se encuentran comúnmente en el torrente sanguíneo durante las etapas temprana y tardía de la infección.

La prueba indirecta de inmunofluorescencia de anticuerpos (IFA) generalmente se envía a un laboratorio de diagnóstico después de una prueba ELISA positiva para confirmar la infección por FeLV y determinar si el gato ha alcanzado las últimas etapas de la infección. Las pruebas IFA detectan la presencia de partículas de virus dentro de los glóbulos blancos, generalmente una indicación de una infección más avanzada. La mayoría de los gatos que dan positivo por IFA permanecen infectados de por vida. En algunos casos, se puede recomendar aislar el virus completo o detectar el ADN del virus mediante una prueba llamada reacción en cadena de la polimerasa (PCR) para determinar si el FeLV ha infectado la médula ósea. Siempre consulte con su veterinario para determinar qué pruebas son apropiadas para su gato.

TRATAMIENTO Y PREVENCIÓN

Aunque se ha demostrado que algunas terapias disminuyen la cantidad de FeLV en el torrente sanguíneo de los gatos afectados, estas terapias pueden tener efectos secundarios significativos y pueden no ser efectivas en todos los casos. Desafortunadamente, actualmente no existe una cura definitiva para el FeLV. Los veterinarios que tratan y manejan gatos positivos para FeLV que muestran signos de enfermedad generalmente tratan problemas específicos (como recetar antibióticos para infecciones bacterianas o realizar transfusiones de sangre para anemia severa).

La única forma segura de proteger a los gatos del FeLV es evitar su exposición a los gatos infectados con FeLV. Se recomienda mantener a los gatos en el interior, lejos de los gatos potencialmente infectados. Si se permite el acceso al exterior, proporcione supervisión o coloque a los gatos en un recinto seguro para evitar que deambulen y peleen. Todos los gatos deben someterse a una prueba de FeLV antes de introducirlos en un hogar, y los gatos libres de infección deben alojarse separados de los gatos infectados. Los tazones de comida y agua y las cajas de arena no deben compartirse entre gatos infectados con FeLV y gatos no infectados. Desafortunadamente, muchos gatos infectados con FeLV no son diagnosticados hasta después de haber vivido con otros gatos. En tales casos, todos los demás gatos de la casa deben someterse a una prueba de FeLV. Idealmente, los gatos infectados y no infectados deben separarse para eliminar el potencial de transmisión de FeLV.

Existe una vacuna relativamente eficaz contra el FeLV, aunque no protegerá al 100 % de los gatos vacunados y no se considera una vacuna básica. Los propietarios que contemplan la vacunación con FeLV para sus gatos no infectados deben considerar el riesgo de exposición de los gatos a gatos infectados con FeLV y discutir las ventajas y desventajas de la vacunación con un veterinario. Dado que no todos los gatos vacunados estarán protegidos por la vacunación, la prevención de la exposición sigue siendo importante incluso para las mascotas vacunadas. Las vacunas de FeLV no darán resultados falsos positivos de FeLV en ELISA, IFA o cualquier otra prueba de FeLV disponible.

PRONÓSTICO

Aunque un diagnóstico de FeLV puede ser emocionalmente devastador, es importante darse cuenta de que los gatos con FeLV pueden llevar una vida normal durante períodos prolongados. El tiempo medio de supervivencia de los gatos después del diagnóstico de FeLV es de 2,5 años. Una vez que un gato ha sido diagnosticado con FeLV, una parte importante del manejo de esta enfermedad es un control cuidadoso del peso, el apetito, el nivel de actividad, los hábitos de eliminación, la apariencia de la boca y los ojos, y el comportamiento. Cualquier signo de anormalidad en cualquiera de estas áreas debe provocar una consulta inmediata con un veterinario.

LAS ENFERMEDADES VIRALES MÁS PELIGROSAS

Virus de la inmunodeficiencia felina (FIV)

En los gatos infectados, el Virus de Inmunodeficiencia Felina (FIV) ataca el sistema inmunológico, dejando al gato vulnerable a muchas otras infecciones. Aunque los gatos infectados con FIV pueden parecer normales durante años, eventualmente sufren esta inmunodeficiencia, lo que permite que bacterias, virus, protozoos y hongos normalmente inofensivos que se encuentran en el entorno cotidiano puedan causar enfermedades graves. El tiempo medio de supervivencia de un gato diagnosticado con FIV es de aproximadamente cinco años.

Los gatos infectados con FIV se encuentran en todo el mundo, pero la prevalencia de la infección varía mucho. En los Estados Unidos, aproximadamente del 1,5 al 3 por ciento de los gatos sanos están infectados con FIV. Las tasas son significativamente más altas (15 por ciento o más) en gatos enfermos o con alto riesgo de infección. Debido a que morder es el medio más eficiente de transmisión viral, los gatos machos agresivos que deambulan libremente son los que se infectan con mayor frecuencia, mientras que los gatos alojados exclusivamente en el interior tienen muchas menos probabilidades de infectarse.

El principal modo de transmisión del VIF es a través de heridas por mordedura. El contacto casual y no agresivo no parece ser una ruta eficiente para propagar el virus. Como resultado, los gatos en hogares con estructuras sociales estables donde los compañeros de casa no pelean tienen poco riesgo de contraer infecciones por FIV. En raras ocasiones, la infección se transmite de una gata infectada a sus gatitos, generalmente durante el paso por el canal de parto o cuando los gatitos recién nacidos ingieren leche infectada. El contacto sexual no es un medio importante de propagación del FIV.

Mucha gente confunde el FIV con el virus de la leucemia felina (FeLV) . Aunque estas enfermedades están en la misma familia de retrovirus y causan muchas condiciones secundarias similares, FeLV y FIV son enfermedades diferentes.

SIGNOS CLÍNICOS

En las primeras etapas de la infección, el virus se transporta a los ganglios linfáticos cercanos, donde se reproduce en glóbulos blancos conocidos como linfocitos T. Luego, el virus se propaga a otros ganglios linfáticos de todo el cuerpo, lo que provoca un agrandamiento generalizado pero generalmente temporal de los ganglios linfáticos, a menudo acompañado de fiebre. Esta etapa de la infección puede pasar desapercibida a menos que los ganglios linfáticos estén muy agrandados.

La salud de un gato infectado puede deteriorarse progresivamente o caracterizarse por una enfermedad recurrente intercalada con períodos de relativa salud. A veces, sin aparecer durante años después de la infección, los signos de inmunodeficiencia pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

El mal estado del pelaje y la fiebre persistente con pérdida de apetito son comunes en los gatos infectados. A menudo se presentan inflamación de las encías (gingivitis) y la boca (estomatitis) e infecciones crónicas o recurrentes de la piel, los ojos, la vejiga urinaria y las vías respiratorias superiores. La diarrea persistente también puede ser un problema, al igual que una variedad de afecciones oculares. Algunos gatos infectados experimentan convulsiones, cambios de comportamiento y otros trastornos neurológicos.

La pérdida de peso lenta pero progresiva es común en los gatos con FIV, a menudo seguida de una emaciación severa al final del proceso de la enfermedad. Varios tipos de cáncer y enfermedades de la sangre son mucho más comunes en los gatos afectados.

La infección por FIV a veces conduce a la gingivitis, una inflamación dolorosa de las encías.

DIAGNÓSTICO

Para diagnosticar la infección por FIV, se examinan muestras de sangre para detectar la presencia de anticuerpos contra el virus FIV. Los anticuerpos contra el VIF se pueden detectar mediante una serie de técnicas, que incluyen el ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA), el western blot y los ensayos de inmunofluorescencia (IFA). Estas técnicas dependen de que el gato anfitrión genere una respuesta inmune al virus FIV. Si un gato anfitrión no ha tenido tiempo suficiente después de la exposición para generar una respuesta inmunitaria o si el anfitrión no puede generar una respuesta inmunitaria debido a la inmunosupresión, es posible que no se detecten anticuerpos en un gato que en realidad está infectado con FIV.

RESULTADOS POSITIVOS

Debido a que pocos gatos, si es que alguno, eliminan la infección, la presencia de anticuerpos indica que un gato está infectado con FIV. Esta prueba puede ser realizada por la mayoría de los laboratorios de diagnóstico veterinario y también está disponible en forma de kit para uso en clínicas veterinarias. Dado que pueden producirse resultados falsos positivos, los veterinarios recomiendan que los resultados positivos se confirmen mediante una prueba con un formato diferente.

Las madres gatas infectadas transfieren anticuerpos FIV a los gatitos lactantes, por lo que los gatitos nacidos de madres infectadas pueden recibir resultados positivos durante varios meses después del nacimiento. Sin embargo, pocos de estos gatitos están o estarán infectados. Para aclarar su estado de infección, los gatitos menores de seis meses de edad que den positivo en la prueba de FIV deben volver a analizarse en intervalos de 60 días hasta que tengan al menos seis meses de edad.

Las vacunas FIV hacen que un gato vacunado produzca anticuerpos contra el virus FIV que pueden ser difíciles de distinguir de los producidos por un gato en respuesta a una infección natural con FIV. Por esta razón, es necesario conocer el historial de vacunación de FIV de un gato (siempre que sea posible) para interpretar con precisión los resultados de la prueba.

RESULTADOS NEGATIVOS

Un resultado negativo de la prueba indica que el cuerpo del gato no ha producido anticuerpos dirigidos contra el FIV. En la mayoría de los casos, esto sugiere que un gato no está infectado. Sin embargo, generalmente toma de ocho a 12 semanas después de la infección para que aparezcan niveles detectables de anticuerpos en el torrente sanguíneo, por lo que las pruebas realizadas durante este intervalo pueden dar resultados falsos negativos. Por lo tanto, los gatos con anticuerpos negativos que han tenido contacto con un gato que está infectado con FIV o tiene un estado de FIV desconocido, como por la mordedura de un gato desconocido, deben volver a someterse a la prueba un mínimo de 60 días después de su exposición más reciente. Esto permite que el cuerpo del gato tenga tiempo para desarrollar anticuerpos contra el virus.

En muy raras ocasiones, los gatos en las últimas etapas de la infección por FIV pueden dar negativo en las pruebas de anticuerpos contra el FIV porque sus sistemas inmunológicos están tan comprometidos que ya no producen niveles detectables de anticuerpos.

Las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) están diseñadas para detectar segmentos cortos del material genético de un virus. Esta prueba no se basa en la detección de anticuerpos contra el FIV producidos por el gato huésped, sino que analiza la presencia del virus FIV en sí (mediante la detección del ADN viral). Si bien las pruebas basadas en anticuerpos son pruebas de detección ideales para la infección, en ciertas situaciones (como confirmar la infección en gatitos con anticuerpos positivos o determinar la infección de gatos vacunados con vacunas FIV que provocan anticuerpos), las pruebas basadas en PCR son teóricamente superiores. Aunque los métodos de prueba de PCR son prometedores, estas técnicas dan como resultado un número relativamente alto de resultados falsos positivos y falsos negativos, por lo que no se recomiendan de forma rutinaria. Sin embargo, los avances recientes en esta tecnología

TRATAMIENTO/MANEJO/PRONÓSTICO

Desafortunadamente, actualmente no existe una cura definitiva para el FIV. Sin embargo, es importante darse cuenta de que, si bien es imposible predecir la supervivencia de un gato infectado con FIV, los gatos infectados con FIV pueden llevar vidas aparentemente normales durante años si se manejan adecuadamente. Sin embargo, una vez que un gato infectado con FIV ha experimentado una o más enfermedades graves como resultado de la infección, o si hay fiebre persistente y pérdida de peso, el pronóstico generalmente es menos favorable.

Los gatos infectados con FIV deben ser esterilizados/castrados y deben permanecer en el interior para evitar la propagación de la infección por FIV a otros gatos en el vecindario y para reducir su exposición a agentes infecciosos transportados por otros animales. Deben recibir dietas nutricionalmente completas y equilibradas, y deben evitarse alimentos crudos, como carne y huevos crudos, y productos lácteos no pasteurizados para minimizar el riesgo de infecciones bacterianas y parasitarias transmitidas por los alimentos.

Las visitas de bienestar para gatos infectados con FIV deben programarse al menos cada seis meses. Su veterinario realizará un examen físico detallado de todos los sistemas del cuerpo con especial atención a la salud de las encías, los ojos, la piel y los ganglios linfáticos. El peso de su gato se medirá con precisión y se registrará, ya que la pérdida de peso suele ser el primer signo de deterioro. Se debe realizar un hemograma completo, un análisis bioquímico del suero y un análisis de orina anualmente.

La vigilancia y el seguimiento estrecho de la salud y el comportamiento de los gatos infectados con FIV son incluso más importantes que para los gatos no infectados. Alerte a su veterinario sobre cualquier cambio en la salud de su gato lo antes posible.

Si bien se ha demostrado que algunas terapias antivirales benefician a algunos gatos infectados con FIV con convulsiones o estomatitis (inflamación de la cavidad oral) y reducen la cantidad de virus que liberan al medio ambiente, no hay evidencia definitiva de que cualquier terapia antiviral prolongue la vida de los gatos con FIV. El desarrollo de opciones de tratamiento eficaces para FIV es objeto de importantes investigaciones.

PREVENCIÓN

La única forma segura de proteger a los gatos es evitar su exposición al virus. Las mordeduras de gato son el principal medio por el cual se transmite la infección, por lo que mantener a los gatos adentro, lejos de gatos potencialmente infectados que podrían morderlos, reduce notablemente la probabilidad de contraer la infección por FIV. Para reducir la posibilidad de que los gatos de interior se infecten, es ideal asegurarse de que solo se traigan gatos libres de infección a una casa ocupada por gatos no infectados. En algunos casos, es posible separar los gatos infectados de los no infectados en un hogar, y esto es ideal si los gatos infectados deben ser ocupados por gatos no infectados.

Desafortunadamente, muchos gatos infectados con FIV no son diagnosticados hasta después de haber vivido durante años con otros gatos. En tales casos, todos los demás gatos de la casa deben someterse a la prueba. Idealmente, todos los gatos infectados deben separarse de los no infectados para eliminar el potencial de transmisión de FIV. Sin embargo, es importante darse cuenta de que dado que el FIV se transmite principalmente por mordeduras, la transmisión de un gato infectado a un gato no infectado es mucho menos probable en hogares que tienen estructuras sociales estables (es decir, hogares en los que los gatos no pelean).

FIV no sobrevivirá más de unas pocas horas en la mayoría de los entornos. Sin embargo, los gatos infectados con FIV se infectan con frecuencia con otros agentes infecciosos que pueden representar una amenaza para un recién llegado. Por estas razones, para minimizar la transmisión de FIV y/u otras enfermedades infecciosas a un gato que es llevado a un entorno en el que ha vivido un gato positivo a FIV, la prudencia dicta una limpieza y desinfección a fondo o el reemplazo de platos de comida y agua, ropa de cama , bandejas higiénicas y juguetes. Una solución diluida de lejía doméstica (cuatro onzas de lejía en 1 galón de agua) constituye un excelente desinfectante. También se recomienda aspirar alfombras y trapear pisos con un limpiador apropiado. Cualquier gato o gatito nuevo debe vacunarse adecuadamente contra otros agentes infecciosos antes de ingresar al hogar.

Las vacunas para ayudar a proteger contra la infección por FIV ahora están disponibles, aunque no se consideran vacunas básicas para gatos. No todos los gatos vacunados estarán protegidos por la vacuna, por lo que es importante prevenir la exposición, incluso para los gatos vacunados. Como se discutió anteriormente, la vacunación afectará los resultados de las pruebas futuras de FIV, y cualquier vacunación conlleva el riesgo de inducir sarcoma asociado a la vacuna (un tipo de cáncer) en los gatos, por lo que es importante que discuta las ventajas y desventajas de la vacunación con su veterinario. para ayudarlo a decidir si las vacunas FIV deben administrarse a su gato.

PREOCUPACIONES POR LA SALUD HUMANA

Aunque el FIV es similar al VIH (el virus de la inmunodeficiencia humana) y causa una enfermedad felina similar al SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) en los humanos, es un virus altamente específico de especie que infecta solo a los felinos. Actualmente no hay evidencia de que el FIV pueda infectar o causar enfermedades en humanos.

¿Puede una persona contraer FIV de un gato?

No. El FIV no se puede transmitir de gato a humano, solo de gato a gato.

LAS ENFERMEDADES VIRALES MÁS PELIGROSAS

Coronavirus felino (FCOV)

¿Qué son los coronavirus?

El coronavirus se encuentra con mayor frecuencia en gatos jóvenes o en hogares con varios gatos donde se propaga a través de las heces y los contaminantes en el aire. Las muertes ocurren con mayor frecuencia en gatos que son jóvenes o tienen un sistema inmunológico debilitado. El coronavirus en gatos, o peritonitis infecciosa felina, es una enfermedad viral causada por ciertas cepas del coronavirus felino. Aunque la mayoría de las cepas del coronavirus felino no causan la enfermedad, algunas pueden causar síntomas que van de leves a graves. Estas cepas también pueden mutar en el cuerpo del gato y convertirse en el Virus de la Peritonitis Infecciosa Felina (FIPV) . Este virus ataca el sistema inmunitario y los órganos vitales, provocando la muerte del gato. 

Síntomas del coronavirus en gatos Los síntomas de la peritonitis infecciosa felina dependen del tipo de cepa de coronavirus que haya contraído el gato, la edad del gato, el sistema inmunitario del gato y qué órganos específicos son atacados por el virus. El virus puede ser de dos tipos, húmedo o seco, con síntomas que dependen del tipo de peritonitis infecciosa felina que haya contraído el gato.

HÚMEDO/EFUSIVO

  • Fiebre que no responde a analgésicos o antibióticos
  • Pérdida de peso
  • Anorexia (falta de apetito)
  • Letargo
  • estornudos
  • Ojos llorosos
  • Secreción nasal
  • Diarrea
  • Distensión abdominal (hinchazón abdominal no dolorosa)
  • Dificultades respiratorias
  • Líquido en la cavidad torácica
  • Granulomas que se forman en diferentes órganos del cuerpo.

SECO/NO EFUSIVO

  • Fiebre que no responde a los analgésicos ni a los antibióticos Crecimiento deficiente (en gatitos jóvenes)
  • Inflamación ocular
  • Ictericia
  • Depresión
  • Anemia
  • Diarrea
  • Depresión
  • Síntomas neurológicos, que incluyen pérdida de la vista, pérdida del equilibrio o incapacidad para correr o caminar correctamente debido a la pérdida de coordinación.

CAUSAS DEL CORONAVIRUS EN GATOS

El coronavirus felino es bastante común entre los gatos y se transmite a través de las heces de otros gatos infectados o al respirar contaminantes. La peritonitis infecciosa felina es causada por las heces o los contaminantes en el aire de ciertas cepas del coronavirus. Algunos tipos de coronavirus felinos pueden mutar y atacar a los glóbulos blancos, que luego transmiten la enfermedad por todo el cuerpo. Cuando ocurre esta mutación, causa el Virus de la Peritonitis Infecciosa Felina.

DIAGNÓSTICO DE CORONAVIRUS EN GATOS

La peritonitis infecciosa felina es difícil de diagnosticar ya que no existe una prueba definitiva que pueda determinar si un gato tiene una forma leve de coronavirus o peritonitis infecciosa felina. Los síntomas también pueden simular otras enfermedades o virus, lo que dificulta que los veterinarios los diagnostiquen adecuadamente.

El veterinario preguntará por el historial de salud del gato, que incluye los síntomas del gato, cuándo comenzaron los primeros síntomas y si el gato vive con otros gatos en casa o fue colocado con frecuencia en una perrera. El veterinario examinará al gato, escuchando su respiración y buscando un abdomen distendido. 

Será necesario realizar análisis de laboratorio, que incluyen un hemograma completo y una prueba ELISA (ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas). El hemograma completo buscará glóbulos blancos que sean indicativos de una infección, mientras que una prueba ELISA mostrará la presencia de anticuerpos contra el coronavirus. Se puede tomar una muestra de líquido del tórax o el abdomen para realizar más pruebas. Además, también se puede realizar una prueba fecal con una muestra de heces para detectar el virus. Debido a que estas pruebas solo muestran si el Coronavirus está presente y no si está mutado, sin embargo, el veterinario diagnosticará al gato con Peritonitis Infecciosa Felina si no presenta los síntomas de otros virus o enfermedades.

TRATAMIENTO DEL CORONAVIRUS EN GATOS

La mayoría de las cepas de coronavirus no requieren tratamiento ya que el sistema inmunitario del gato producirá anticuerpos contra el virus. Desafortunadamente, no existe una cura si el gato ha desarrollado Peritonitis Infecciosa Felina. Los cuidados se centran en mantener cómodo al gato y prolongar su vida unos meses. Si al gato se le diagnostica el tipo no efusivo de peritonitis infecciosa felina, se recetarán medicamentos. Los antibióticos ayudarán a matar las bacterias, los inmunosupresores evitarán que el virus mute y los medicamentos antiinflamatorios reducirán el dolor que experimenta el gato y reducirán la inflamación en todo el cuerpo.

RECUPERACIÓN DEL CORONAVIRUS EN GATOS

La peritonitis infecciosa felina es fatal en aproximadamente el 95 por ciento de los casos. En algunos casos, los medicamentos recetados pueden mantener la infección latente o en remisión durante varios meses. Es importante hacer un seguimiento con el veterinario para que se pueda evaluar la efectividad de los medicamentos y cambiarlos, si es necesario, para permitir que el gato se sienta cómodo.

Aunque existe una vacuna disponible para prevenir la peritonitis infecciosa felina, la Asociación Estadounidense de Médicos Felinos no recomienda su uso, ya que no ha demostrado ser eficaz para prevenir el virus en todos los casos. 

La mejor manera de evitar que el coronavirus se propague a otros gatos es limpiar atentamente los platos de comida y agua del gato, desinfectar regularmente el espacio vital del gato y mantener a los gatos enfermos alejados de otros gatos en hogares con varios gatos. Los gatitos deben mantenerse alejados de otros gatos, además de la madre, para evitar que contraigan el virus. 

LAS ENFERMEDADES VIRALES MÁS PELIGROSAS

Peritonitis infecciosa felina (PIF)

¿QUÉ ES LA PERITONITIS INFECCIOSA FELINA (FIP)?

La peritonitis infecciosa felina (FIP) es una enfermedad viral mortal causada por una cepa del virus llamada coronavirus felino (FCoV ) . Muchos gatos portan este virus en todo el mundo. La FIP es mucho más frecuente en hogares con varios gatos, refugios y colonias de cría. La mayoría de los gatos portan el coronavirus entérico felino (FECV), que rara vez causa la enfermedad en sí mismo. Cuando el coronavirus felino muta a una cepa del virus que tiene la capacidad de causar una enfermedad, se lo denomina virus FIP. Es una suerte que la mutación solo ocurra raramente.

Visión general

La peritonitis infecciosa felina (PIF) es una enfermedad progresiva y a menudo mortal causada por un coronavirus. En la mayoría de los casos, un coronavirus causa síntomas leves y tratables (respiratorios y/o gastroenteritis) en los gatos. En casos raros, el coronavirus puede mutar a una forma más virulenta que puede debilitar el sistema inmunológico del gato y propagarse por todo el cuerpo a través de los glóbulos blancos, lo que a menudo provoca la muerte. Los gatitos y gatos menores de 3 años corren mayor riesgo de FIP. A medida que los gatos maduran y sus sistemas inmunológicos se fortalecen, su riesgo se reduce.

Los gatitos y los gatos jóvenes corren el mayor riesgo de infección. Los gatos con sistemas inmunitarios debilitados, como los infectados con  leucemia felina (FELV) o  el virus de la inmunodeficiencia felina (FIV) , también están en riesgo. Los gatos en hogares con múltiples gatos y criaderos también corren un mayor riesgo. No todos los gatos expuestos a FIP desarrollarán la enfermedad; la mayoría de los gatos expuestos a él no se enfermarán. Se cree que la FIP se propaga a través de las heces; el virus puede permanecer activo durante un largo período de tiempo, hasta que las superficies estén completamente desinfectadas.

DOS FORMAS DE FIP

Hay dos formas de FIP.

Una forma aguda, a menudo denominada FIP «húmeda» y una forma crónica, conocida como FIP «seca».

La forma aguda o “húmeda” aparece repentinamente y su signo más común es la acumulación de líquido en el abdomen y la cavidad torácica, lo que provoca dificultad para respirar y, en algunos casos, hinchazón del abdomen. Con la forma crónica o “seca”, no hay acumulación de líquido; en cambio, se desarrollan lesiones en los órganos, lo que a menudo resulta en síntomas neurológicos como convulsiones o parálisis. hígado y riñón

  • Húmedo (efusivo): la forma húmeda de FIP da como resultado la acumulación de líquido en las cavidades del cuerpo, como el abdomen y el tórax. Provoca distensión abdominal y/o dificultad para respirar. Este líquido es a menudo de color amarillo.
  • Seca (no efusiva): en la forma seca de FIP, se encuentran lesiones inflamadas en todo el cuerpo del gato, incluidos los ojos, los riñones, el hígado y el sistema nervioso. Los síntomas dependen del órgano más afectado por la enfermedad.
¿HAY CIERTAS RAZAS DE GATOS MÁS SUSCEPTIBLES A LA FIP?

Ciertas razas de gatos pueden ser más propensas a desarrollar FIP. Esas razas incluyen Abisinia, Bengala, Birmania, Himalaya, Ragdoll y Devon Rex. La FIP puede ser más común en gatos que viven en hogares, refugios o guarderías con varios gatos. Los gatos que están estresados ​​debido a la reubicación, que se han sometido recientemente a una cirugía o que tienen infecciones concurrentes (más de una infección a la vez) también pueden ser más susceptibles a desarrollar FIP. También se cree que los factores genéticos contribuyen al desarrollo de FIP.

¿CÓMO SE INFECTA UN GATO CON EL CORONAVIRUS FELINO?

La mayoría de los gatos se infectan con el coronavirus felino por  vía fecal-oral  (contacto oral con heces infectadas). Se estima que alrededor de un tercio de estos gatos eliminan el virus en sus heces. La mayoría de los gatos solo eliminan el virus durante unos meses, pero un pequeño porcentaje lo elimina continuamente de por vida. Aunque el virus es bastante frágil y no sobrevive más de 24 a 36 horas en el ambiente normal, se cree que las bajas temperaturas pueden preservar el virus durante meses. La transmisión en la ropa u otros objetos solo es probable dentro de unas pocas horas de contacto.

«Las bajas temperaturas pueden preservar el virus durante meses».

Como se explicó anteriormente, la mayoría de las infecciones son con cepas relativamente inofensivas del coronavirus felino. Desafortunadamente, esta infección benigna inicial puede mutar más adelante y causar FIP en algunos gatos. Incluso con las cepas más dañinas, los gatos aparentemente sanos pueden ser portadores del virus y pueden excretar el virus sin mostrar signos de enfermedad. Muchos gatos que desarrollan FIP no tienen antecedentes de contacto con otros gatos que muestren signos clínicos de FIP. El virus puede permanecer latente o inactivo en el cuerpo durante meses o años antes de que el gato desarrolle la enfermedad.

¿A qué edad un gato tiene mayor riesgo de desarrollar FIP?

Se cree que la mayoría de los gatos están expuestos al coronavirus felino a una edad muy temprana, quizás durante las primeras semanas de vida. La mayoría de los gatos que desarrollan FIP tienen entre 3 meses y 2 años de edad, aunque cualquier gato de cualquier edad puede desarrollar la enfermedad.

SIGNOS Y SÍNTOMAS

No hay síntomas exclusivos de FIP. Sin embargo, en cualquier forma de FIP, los gatos suelen mostrar síntomas vagos como:

  • Pérdida de apetito
  • Pérdida de peso
  • Letargo
  • Fiebre fluctuante que no responde a los antibióticos
¿QUÉ SIGNOS CLÍNICOS DESARROLLA UN GATO INFECTADO CON FIP?

En los gatos que desarrollan la enfermedad FIP, los primeros signos de enfermedad pueden ser muy vagos. La apatía, el letargo, la disminución o ausencia del apetito, la pérdida de peso y la fiebre fluctuante son signos clínicos comúnmente informados. Después de un período de varios días a unas pocas semanas, normalmente comienzan a aparecer otros síntomas.

En esta etapa, la mayoría de los gatos desarrollarán la  forma «húmeda» o efusiva de FIP , que se refiere a la acumulación de líquido en las cavidades corporales; el líquido puede acumularse en el abdomen, lo que lleva a un abdomen hinchado, o en la cavidad torácica, lo que resulta en dificultad para respirar.

Algunos gatos desarrollan  FIP «seca» o no efusiva  en la que se acumula poco o ningún líquido. La forma seca a menudo implica una inflamación grave en uno o más órganos, incluidos los ojos, el cerebro, el hígado, el intestino u otros órganos del cuerpo, lo que provoca una variedad de signos clínicos. Muchos gatos con FIP no efusivo tendrán síntomas oculares (del ojo) como único signo clínico.

Una vez que se desarrolla la enfermedad, la mayoría de los individuos se deterioran rápidamente, aunque algunos gatos permanecen normales durante varias semanas. Desafortunadamente, la enfermedad eventualmente resultará en la muerte en casi todos los casos.

La mayoría de los gatos expuestos al coronavirus felino, incluso a las cepas potencialmente inductoras de FIP, pueden desarrollar una respuesta inmunitaria que los protege, por lo tanto, solo una pequeña proporción de los gatos infectados desarrollan realmente la enfermedad clínica. Sin embargo, como se indicó anteriormente, aquellos que desarrollan la enfermedad casi invariablemente mueren.

¿CÓMO PUEDO EVITAR QUE MI GATO TENGA FIP?

  • La prevención de la FIP es difícil porque hay muchos factores que contribuyen al desarrollo de la enfermedad.
  • Las investigaciones muestran que algunos gatos tienen una predisposición genética. Esto hace que sean más susceptibles a desarrollar FIP. Por lo tanto, aunque el FIPV en sí mismo no es contagioso, varios gatos dentro de la misma familia pueden verse afectados.
  • La cría selectiva para la resistencia a las enfermedades y la reducción del estrés es beneficiosa.
  • Mantenga a su gato saludable y visite a su veterinario para chequeos regulares
  • Minimice la exposición a enfermedades infecciosas y mantenga a su gato al día con las vacunas.
  • Limpie la caja de arena de su gato diariamente y ubíquela lejos de los platos de comida y agua.

PRUEBAS

  • Actualmente, no existe una prueba para detectar el riesgo de desarrollar FIP en gatos sanos .
  • Para diagnosticar FIP en un gato enfermo, los veterinarios deben reunir varias pistas de diagnóstico. Estos incluyen signos clínicos y hallazgos comunes en el trabajo de laboratorio que se correlacionan con FIP, además de descartar otras enfermedades. El análisis de cualquier líquido en el abdomen o el tórax ayuda a hacer un diagnóstico preciso.
¿CÓMO SE PUEDE DIAGNOSTICAR LA FIP?

Muchos de los signos clínicos de la FIP son vagos y ocurren con otras enfermedades que se encuentran en los gatos, lo que hace que la FIP sea particularmente difícil de diagnosticar. Puede haber anormalidades en un análisis de sangre de rutina, pero ninguno es específico para FIP. Las radiografías pueden ser útiles para determinar la presencia de líquido en el abdomen o el tórax. Si hay líquido presente, parte de él puede eliminarse golpeando suavemente el pecho o el abdomen. El análisis de este fluido en un laboratorio veterinario puede ser particularmente valioso, ya que pocas enfermedades producen el mismo tipo de fluido que crea la FIP. Sin embargo, el análisis de fluidos no siempre proporciona un diagnóstico definitivo de la enfermedad. A veces, la FIP es un diagnóstico de exclusión, lo que significa que se han descartado una variedad de condiciones similares. El diagnóstico puede complicarse aún más porque la FIP puede existir al mismo tiempo que otras afecciones, como las enfermedades del virus de la leucemia felina. Consulte el folleto «Pruebas de peritonitis infecciosa felina» para obtener más información sobre el diagnóstico de FIP.

«Su veterinario puede recomendar que se tome una biopsia de su gato, para que la FIP pueda distinguirse de una enfermedad tratable».

Actualmente, la única forma de hacer un diagnóstico positivo de FIP es mediante un examen histológico del tejido afectado (o mediante un examen post-mortem) realizado por un patólogo en un laboratorio. Si hay alguna duda sobre el diagnóstico, su veterinario puede recomendar que se tome una biopsia de su gato, para que la FIP pueda distinguirse de una enfermedad tratable.

ENTIENDO QUE HAY ANÁLISIS DE SANGRE ESPECÍFICOS. ¿QUÉ TAN CONFIABLES SON ESTOS?

Los laboratorios veterinarios proporcionan pruebas que detectan anticuerpos contra el coronavirus felino en la sangre, pero estas pruebas no son específicas y no se pueden usar solas para diagnosticar la FIP. Algunos laboratorios ofrecen pruebas como la reacción en cadena de la polimerasa (PCR), que pueden detectar cantidades muy pequeñas del virus, pero no se ha identificado una secuencia genética única asociada con la FIP. Aunque algunas de estas pruebas afirman poder distinguir entre las cepas y detectar cepas con mayor probabilidad de estar asociadas con FIP, muchos expertos independientes no están de acuerdo con estas afirmaciones. Por lo tanto, una prueba positiva en un gato sano no es un fuerte predictor de enfermedad de FIP posterior.

«Si un gato tiene signos clínicos compatibles con un diagnóstico de FIP, una prueba positiva respalda el diagnóstico, pero no es concluyente».

Si un gato tiene signos clínicos compatibles con un diagnóstico de FIP, una prueba positiva respalda el diagnóstico, pero no es concluyente. Asimismo, una prueba negativa en presencia de signos avanzados no descarta el diagnóstico de FIP.

Como puede ver, la FIP es uno de los diagnósticos más desafiantes para su veterinario debido a la complejidad de la enfermedad y las limitaciones de las pruebas actuales.

TRATAMIENTO

No se conocen tratamientos efectivos para gatos con FIP. Puede ayudar a mantener a su gato cómodo y libre de dolor con atención de apoyo. Actualmente, varios grupos de investigación veterinaria están trabajando en enfoques novedosos para tratar la enfermedad. Con suerte, en el futuro habrá un tratamiento disponible.

¿EXISTE ALGÚN TRATAMIENTO PARA LA FIP?

La FIP es fatal en casi todos los casos. Los tratamientos de apoyo pueden extender la longevidad y mejorar la calidad de vida, sin embargo, no existe una cura específica. Los medicamentos antiinflamatorios como los corticosteroides (p. ej., prednisolona) en combinación con ciertos medicamentos que suprimen el sistema inmunitario (p. ej., ciclofosfamida), pueden reducir temporalmente la inflamación y mejorar la calidad de vida del gato. Actualmente se está investigando un fármaco experimental, el inmunoestimulante de poliprenilo (PI), para su uso en la forma seca de FIP. Para el gato clínicamente enfermo, una vez que se ha diagnosticado FIP, la eutanasia puede ser el curso de acción más humano y apropiado.

¿VACUNACIÓN PARA FIP?

Si bien existe una vacuna para prevenir la FIP en gatos, es controvertida. Además, hay pruebas limitadas para demostrar su eficacia. Por lo tanto, no se recomienda en este momento.

¿EXISTE UNA VACUNA PARA LA FIP?

En los últimos años, algunos fabricantes han desarrollado vacunas para ayudar en la prevención de la FIP. Debido a que el método de transmisión y la secuencia de eventos que conducen a la enfermedad clínica de FIP son poco conocidos y debido a que la infección puede haber ocurrido antes de la vacunación, el éxito de la vacunación no es seguro. Actualmente las vacunas para FIP no se recomiendan para uso general. Usted y su veterinario pueden discutir si la vacunación es adecuada para su gato.

¿HAY OTROS GATOS EN EL HOGAR EN RIESGO?

Si su gato tiene FIP, otros gatos en su hogar pueden correr un mayor riesgo de infectarse con el coronavirus felino. Afortunadamente, la infección conducirá a esta enfermedad fatal en una minoría de gatos. Como precaución, muchos veterinarios recomiendan esperar alrededor de un mes después de la muerte de un gato infectado antes de introducir un nuevo gato en la casa, para minimizar la posibilidad de exposición al virus. En un hogar con varios gatos en el que ha muerto un gato infectado, se recomienda esperar al menos tres meses para ver si algún otro gato desarrolla la enfermedad clínica. Sin embargo, estos gatos previamente expuestos podrían ser portadores de la enfermedad y potencialmente podrían infectar a cualquier gato nuevo.

«La infección conducirá a esta enfermedad fatal en solo unos pocos gatos».

La limpieza con lejía diluida (1:32) es adecuada para matar el virus. Mantener un número adecuado de cajas de arena también puede ayudar a minimizar la exposición a las heces de otros gatos.

LAS ENFERMEDADES VIRALES MÁS PELIGROSAS

PERSONALIDAD Y TEMPERAMENTO DEL GATO BENGALÍ

Es muy divertido vivir con los bengalíes, pero definitivamente no son el gato para todos, o para los dueños primerizos de gatos. Extremadamente inteligentes, curiosos y activos, exigen mucha interacción y pobre del dueño que no la proporcione. Si no va a estar en casa durante el día para entretener a su bengala, planee tener dos de ellos o no consiga uno. Cuando un bengalí se aburre, es capaz de desarmar cosas para ver cómo funcionan y abrir cajones y armarios para ver qué juguetes o alimentos interesantes pueden estar disponibles para él.

El bengalí ama a su gente y hará cualquier cosa por su atención. Si se da cuenta de que no te gusta algo que hace, por ejemplo, saltar sobre la encimera de la cocina, comenzará a hacerlo todo el tiempo porque llamará tu atención y te obligará a interactuar con él. También le gusta tomar cosas y esconderlas. Guarde sus joyas en un lugar donde no pueda obtenerlas (espera).

Cada gato es un individuo, pero la mayoría de los bengalíes se llevan bien con otras mascotas, incluidos los perros. Se adaptan mejor a hogares con niños mayores que disfrutarán jugando con ellos, pero siempre que tengan una ruta de escape de los niños pequeños, les irá bien con ellos.

Este es un gato que necesita mucho territorio vertical. A los bengalíes les encanta escalar, cuanto más alto, mejor. Proporcióneles árboles altos para gatos y perchas para ventanas. También les gusta jugar al agua. No se sorprenda si su Bengala quiere unirse a usted en la ducha o la bañera. Es posible que instale un grifo sensible al movimiento en su baño o cocina para que pueda abrir y cerrar el agua por sí mismo. Si eso no está en su agenda, apreciará tener una fuente para mascotas para beber.

También son muy inteligentes y disfrutan de la atención que conlleva el entrenamiento con clicker. Desafía a su cerebro y mantenlos interesados ​​en la vida enseñándoles trucos y juegos y proporcionándoles juguetes interactivos o rompecabezas que los recompensarán con croquetas o golosinas cuando aprendan a manipularlos.

Elija siempre un gatito de un criador que críe camadas en el hogar y las maneje desde una edad temprana. Conozca al menos a uno e idealmente a ambos padres para asegurarse de que tengan buen temperamento.

TEMPERAMENTO

Después de tres generaciones del cruce original, la raza adquiere un temperamento de gato doméstico gentil. Sin embargo, para el propietario típico de una mascota, un gato bengalí mantenido como mascota debe tener al menos cuatro generaciones (F4) de distancia del gato leopardo. Los llamados «gatos básicos» de las primeras tres generaciones filiales de cría (F1-F3) generalmente se reservan para fines de cría o para el entorno doméstico de mascotas especiales. Es muy irresponsable que los criadores vendan Bengals F1-F4 sin advertir a los compradores que estos gatos son para dueños de gatos *experimentados* y que pueden tener malos hábitos en la caja de arena. Para obtener más información sobre la fundación Bengals, haga clic en este enlace: Información de la Fundación Bengala

Descubrí que todos mis gatos de Bengala han sido más cariñosos y afables que un gato doméstico normal o cualquier otra raza de gato.

El gato bengalí

Enfermedades genéticas hereditarias en el gato bengalí

Pruebas para enfermedades genéticas e infecciosas de los gatos. Nuestro criadero pone a prueba a sus productores en las siguientes enfermedades.

1. ENFERMEDADES GENÉTICAS

PK DEF – DEFICIENCIA DE PIRUVATO QUINASA DE ERITROCITOS

La deficiencia de piruvato cinasa eritrocitaria (deficiencia de PK) es una anemia hemolítica hereditaria causada por una actividad insuficiente de esta enzima reguladora que provoca inestabilidad y pérdida de glóbulos rojos. La anemia es intermitente, la edad de inicio es variable y los signos clínicos también son variables. Los síntomas de esta anemia pueden incluir: letargo severo, debilidad, pérdida de peso, ictericia y agrandamiento abdominal. Esta condición se hereda como autosómica recesiva.

INTERPRETACIÓN DE RESULTADOS

N/N – Normal, no hay copias de la deficiencia de PK, el gato es normal
(el resultado de la prueba genética PKDef autosómica recesiva normal significa que el gato no tiene la mutación genética que causa la deficiencia de piruvato quinasa).

N/K – Portador 1 copia de deficiencia de PK, el gato es normal pero es portador.

(El resultado de la prueba genética PKDef autosómica recesiva portadora significa que el gato tiene una copia de la mutación. El gato no tendrá deficiencia de piruvato quinasa, pero puede transmitir la mutación a su descendencia).

K/K – Afectado 2 copias de deficiencia de PK, el gato está o estará afectado. No se puede predecir la gravedad de los síntomas.
(Un resultado de la prueba genética PKDef autosómica recesiva afectada significa que el gato tiene dos copias de la mutación. El gato tendrá deficiencia de piruvato quinasa).

PRA-B -ATROFIA PROGRESIVA DE RETINA DE BENGALA

Bengala PRA-b provoca la pérdida de fotorreceptores en el ojo y, en última instancia, provoca la ceguera. Los signos clínicos suelen hacerse evidentes entre las 8 y las 20 semanas de edad y la enfermedad progresa de manera que, alrededor del año de edad, la degeneración retiniana completa es evidente en la mayoría de los gatos1. A esta edad, los gatos afectados también muestran signos conductuales de ceguera. Los gatos afectados pueden tener más dificultad por la noche, sus pupilas suelen estar más dilatadas y muestran una marcada hiperreflectividad tapetal1. Al igual que con los gatos ciegos en general, los bengalíes afectados por PRA-b pueden negociar su entorno doméstico con relativa facilidad y son móviles y activos.

La mutación se hereda como un rasgo autosómico recesivo, lo que significa que los gatos con una sola copia del gen mutante (heterocigoto o portador) tienen una visión normal, pero pueden transmitir la mutación a su descendencia. Los gatos con dos copias del gen mutante (Afectados) desarrollarán PRA.

INTERPRETACIÓN DE RESULTADOS

N/N – Normal Sin copias de las mutaciones PRA-b

(Un resultado normal en el ensayo genético PRA-b significa que el gato no tiene la mutación genética PRA-b. Es posible que algunos gatos desarrollen atrofia retiniana debido a otras mutaciones genéticas aún no identificadas)

N/PRA – Portador – 1 Copia de las mutaciones PRA-b; la visión será normal (resultado de portador en el ensayo genético PRA-b significa que el gato porta una copia de la mutación genética PRA-b. Este gato es portador de PRA-b y no desarrollará atrofia retiniana debido a la PRA-b mutación, pero puede transmitir la mutación a su descendencia. Es posible que algunos gatos desarrollen atrofia retiniana debido a otras mutaciones genéticas aún no identificadas)

PRA/PRA – Afectados – 2 copias de las mutaciones PRA-b; gato desarrollará signos clínicos de Bengala PRA

(Un resultado de Afectado en el ensayo genético PRA-b significa que el gato tiene dos copias de la mutación genética PRA-b y se verá afectado por Bengal PRA)

Cada certificado que emitamos especificará si el gato es Normal, Portador o Afectado por la mutación Bengal PRA-b.

La prueba genética ayudará a los criadores a decidir si utilizar o no gatos para la cría. En general, los gatos afectados no deben utilizarse para la reproducción porque es seguro que transmitirán la mutación genética. Hay un 25% de probabilidad de que dos gatos Portadores produzcan gatitos Afectados. La cría de gatos portadores y normales producirá alrededor de un 50 % de gatitos normales y un 50 % de gatitos portadores.

PKD – ENFERMEDAD RENAL POLIQUÍSTICA

Enfermedad Renal Poliquística – PKD. Esta es una enfermedad genética progresiva.

La PKD se caracteriza por la formación de múltiples quistes en ambos riñones. La naturaleza progresiva de la enfermedad se manifiesta en el hecho de que los quistes, apenas perceptibles al nacer, aumentan con la edad y llenan todo el riñón.

La enfermedad se manifiesta a la edad de 3 a 10 años, promedio a los 7 años. Hasta esta edad, la enfermedad no puede manifestarse en absoluto y no puede detectarse durante un examen ordinario. En gatitos y gatos jóvenes, los quistes son bastante pequeños y pueden variar en tamaño de 1 mm a 1 cm o más. Con la edad, su tamaño y cantidad aumenta hasta el reemplazo completo de la estructura normal del riñón con varias cavidades calibradas.
La reducción de la función renal se expresa por síntomas de insuficiencia renal crónica (IRC). Se desarrolla la intoxicación del organismo: envenenamiento con los productos del metabolismo, especialmente con urea. Clínicamente, la IRC se caracteriza por pérdida de apetito, letargo y estado depresivo del gato, pérdida de peso progresiva, oliguria (disminución de la cantidad diaria de orina). A menudo se observan vómitos. Estos síntomas pueden manifestarse con diferente frecuencia e intensificarse a medida que se desarrolla la enfermedad.

Uno de los principales problemas asociados con la PKD es la imposibilidad de predecir qué gato con PKD positivo vivirá una vida plena y cuál morirá a una edad temprana. Hasta el momento, las investigaciones científicas no pueden decir por qué la enfermedad progresa rápidamente en algunos gatos y lentamente en otros.

Desafortunadamente, en la actualidad no existe un tratamiento específico para esta enfermedad determinada genéticamente. La enfermedad se desarrollará progresivamente en cualquier caso y conducirá a la muerte del animal por IRC.

El método efectivo de diagnóstico es la ecografía (estudio de ultrasonido). El diagnóstico de PKD es real en las primeras etapas de la enfermedad, ya en el gatito de ocho semanas.

A la edad de 8 a 10 meses, los quistes renales son bien vistos. El más confiable y altamente efectivo (98% de los casos de detección correcta de PKD) es el diagnóstico a la edad de 10 meses. Por lo tanto, la ecografía de los riñones debe incluirse en el examen obligatorio antes de criar gatos.
Idealmente, solo se permite la reproducción de gatos machos y hembras con PKD negativa.

2. CARDIOPATÍA HCM – MIOCARDIOPATÍA HIPERTRÓFICA

¿Qué es la miocardiopatía hipertrófica felina (MCH)?

miocardiopatía hipertróficaLa Miocardiopatía Hipertrófica, MCH es una enfermedad cardiaca que se caracteriza por el engrosamiento (hipertrofia) de los músculos papilares y de las paredes del ventrículo predominantemente izquierdo. La consecuencia de la hipertrofia de las paredes es la disminución del volumen diastólico del ventrículo, lo que conduce a la violación de la contractilidad cardíaca. La MCH es una de las enfermedades cardíacas más comunes que provoca la muerte súbita entre los gatos jóvenes, y en la mayoría de los casos tiene carácter hereditario.

El gato que padece MCH puede llevar una vida activa hasta cambios irreversibles en el músculo cardíaco. Por tanto, la MCH se asocia a un alto riesgo de muerte súbita y de enfermedades como la insuficiencia cardiaca y el tromboembolismo arterial. Los principales signos de MCH son dificultad para respirar, desmayos, apatía y letargo del animal, palpitaciones del corazón, en las últimas etapas de la enfermedad: acumulación de líquido en las cavidades torácica y abdominal, edema pulmonar. También puede ocurrir parálisis de las extremidades posteriores debido a la coagulación de las arterias con un trombo. La hipertrofia de las paredes del corazón puede ser causada por la presencia de otra enfermedad: hipertensión arterial (presión arterial alta). En este caso, se trata de una MCH secundaria no hereditaria.

Con la ayuda del método de ecocardiografía (ECG) la hipertrofia de la pared ventricular se puede diagnosticar desde el primer año de vida.

El tratamiento de la HCM de los gatos es medicamentoso y depende directamente de la oportunidad del diagnóstico. En su mayoría, se utilizan bloqueadores de la ECA y bloqueadores beta 1-adreno selectivos. En caso de desarrollo de tromboembolismo, se incluyen adicionalmente agentes antiplaquetarios, en las últimas etapas de la enfermedad se prescribe un diurético para eliminar los edemas.

El gato bengalí

Historia del gato bengalí

Si bien Jean Mill es considerada la fundadora de la raza Bengala tal como la conocemos hoy, la historia registrada de la primera hibridación del gato leopardo asiático se remonta a fines del siglo XIX a través de Harrison Weir en su libro Our Cats and All About Them. Los gatos salvajes y sus híbridos fueron una fascinación temprana para la fantasía, especialmente aquellos con manchas, ya que fue un ocelote el que ganó la «Clase de gatos salvajes o salvajes y domésticos» en la exposición felina de 1875 en Edimburgo, Escocia. Si bien estos emparejamientos continúan ocurriendo en Bélgica en la década de 1930 y en Japón en la década de 1940, no hay registro de que realmente contribuyan a la raza Bengala tal como la conocemos hoy.

En la década de 1960, el profesor de pediatría y salud materna del Centro Médico de la Universidad de Loma Linda, el Dr. Willard Centerwall, se interesó en la inmunidad del gato leopardo asiático al virus de la leucemia felina. El Dr. Centerwall, un fanático de la fantasía felina y la genética felina, encabezó un proyecto de investigación sobre el gato leopardo asiático para profundizar su comprensión de los humanos con sistemas inmunológicos comprometidos y determinar si el gato leopardo asiático podría transmitir su inmunidad a través de la hibridación. Debido a que la leucemia humana se comporta de manera muy similar a la leucemia felina, había una gran esperanza de que el estudio de los gatos leopardo asiático y su descendencia híbrida llevaría a una mayor comprensión de la leucemia en general. Si bien el experimento no produjo el resultado deseado de transmitir la resistencia a la descendencia híbrida, en esencia sí lo hizo.

En 1980, Jean Sudgen Mill recibió sus primeros gatos híbridos del Dr. Centerwall. Tenía otro propósito en mente para estos hermosos híbridos. Jean vio la hibridación del gato leopardo asiático como una forma de minimizar la explotación de pequeños felinos monteses manchados para obtener pieles y ofrecer una alternativa a las personas que tienen gatos salvajes ilegales como mascotas. Además, esperaba que si estos gatos manchados se volvieran populares, disminuiría el deseo de las personas por las pieles reales como moda, ya que uno no querría usar los gatos que tiene como mascotas. Por lo tanto, el gato de Bengala se creó con la esperanza de ayudar a salvar las pequeñas poblaciones de gatos salvajes.

Jean Mill, sin embargo, no fue el único con esta idea en mente. En la década de 1970, Bill Engler, cuidador de un zoológico, cruzó su gato leopardo asiático con dos gatos domésticos y creó híbridos. Él también tenía la esperanza de que estos híbridos pudieran ayudar a salvar las poblaciones decrecientes de pequeños gatos monteses. Si bien muchos creen que el gato de Bengala obtuvo su nombre del nombre científico del gato leopardo asiático, felis bengalesis, algunos afirman que en realidad fue Bill Engler quien le dio a la raza su nombre, que quizás sea una versión abreviada de su propio B.Engle. El nombre, sin embargo, es la única contribución que dejó Engler. Si bien parece que Bill logró descender tres generaciones, su búsqueda terminó con su muerte en 1977 y, al igual que los primeros híbridos de principios del siglo XX, ninguno de los gatos de Bill Engler contribuyó a la raza Bengal.

Y así, el destino de la creación de híbridos que parecían gatos monteses terminó en manos de Jean Mill, quien en 1980 felizmente tomó los híbridos sobrantes del proyecto del Dr. Centerwall y creó los gatos que originaron lo que ahora conocemos como el Bengala. raza. JEan pudo adquirir su propio gato leopardo asiático, Kabuki, y, para avanzar en la generación, trajo un gato callejero doméstico de India Millwood Tory de Delhi. Había otros, como los doctores Greg y Elizabeth Kent, que estaban cruzando sus Maus egipcios con el gato leopardo asiático Baghara Kahn. Si bien muchos criadores trabajaron juntos para que la raza despegara, fue Jean Mill quien trabajó para que los aceptaran como una raza registrada a través de TICA y comenzaron a mostrarlos en todo el mundo.

Llamanos 663 25 43 93