LAS ENFERMEDADES VIRALES MÁS PELIGROSAS

Virus de la inmunodeficiencia felina (FIV)

En los gatos infectados, el Virus de Inmunodeficiencia Felina (FIV) ataca el sistema inmunológico, dejando al gato vulnerable a muchas otras infecciones. Aunque los gatos infectados con FIV pueden parecer normales durante años, eventualmente sufren esta inmunodeficiencia, lo que permite que bacterias, virus, protozoos y hongos normalmente inofensivos que se encuentran en el entorno cotidiano puedan causar enfermedades graves. El tiempo medio de supervivencia de un gato diagnosticado con FIV es de aproximadamente cinco años.

Los gatos infectados con FIV se encuentran en todo el mundo, pero la prevalencia de la infección varía mucho. En los Estados Unidos, aproximadamente del 1,5 al 3 por ciento de los gatos sanos están infectados con FIV. Las tasas son significativamente más altas (15 por ciento o más) en gatos enfermos o con alto riesgo de infección. Debido a que morder es el medio más eficiente de transmisión viral, los gatos machos agresivos que deambulan libremente son los que se infectan con mayor frecuencia, mientras que los gatos alojados exclusivamente en el interior tienen muchas menos probabilidades de infectarse.

El principal modo de transmisión del VIF es a través de heridas por mordedura. El contacto casual y no agresivo no parece ser una ruta eficiente para propagar el virus. Como resultado, los gatos en hogares con estructuras sociales estables donde los compañeros de casa no pelean tienen poco riesgo de contraer infecciones por FIV. En raras ocasiones, la infección se transmite de una gata infectada a sus gatitos, generalmente durante el paso por el canal de parto o cuando los gatitos recién nacidos ingieren leche infectada. El contacto sexual no es un medio importante de propagación del FIV.

Mucha gente confunde el FIV con el virus de la leucemia felina (FeLV) . Aunque estas enfermedades están en la misma familia de retrovirus y causan muchas condiciones secundarias similares, FeLV y FIV son enfermedades diferentes.

SIGNOS CLÍNICOS

En las primeras etapas de la infección, el virus se transporta a los ganglios linfáticos cercanos, donde se reproduce en glóbulos blancos conocidos como linfocitos T. Luego, el virus se propaga a otros ganglios linfáticos de todo el cuerpo, lo que provoca un agrandamiento generalizado pero generalmente temporal de los ganglios linfáticos, a menudo acompañado de fiebre. Esta etapa de la infección puede pasar desapercibida a menos que los ganglios linfáticos estén muy agrandados.

La salud de un gato infectado puede deteriorarse progresivamente o caracterizarse por una enfermedad recurrente intercalada con períodos de relativa salud. A veces, sin aparecer durante años después de la infección, los signos de inmunodeficiencia pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo.

El mal estado del pelaje y la fiebre persistente con pérdida de apetito son comunes en los gatos infectados. A menudo se presentan inflamación de las encías (gingivitis) y la boca (estomatitis) e infecciones crónicas o recurrentes de la piel, los ojos, la vejiga urinaria y las vías respiratorias superiores. La diarrea persistente también puede ser un problema, al igual que una variedad de afecciones oculares. Algunos gatos infectados experimentan convulsiones, cambios de comportamiento y otros trastornos neurológicos.

La pérdida de peso lenta pero progresiva es común en los gatos con FIV, a menudo seguida de una emaciación severa al final del proceso de la enfermedad. Varios tipos de cáncer y enfermedades de la sangre son mucho más comunes en los gatos afectados.

La infección por FIV a veces conduce a la gingivitis, una inflamación dolorosa de las encías.

DIAGNÓSTICO

Para diagnosticar la infección por FIV, se examinan muestras de sangre para detectar la presencia de anticuerpos contra el virus FIV. Los anticuerpos contra el VIF se pueden detectar mediante una serie de técnicas, que incluyen el ensayo inmunoabsorbente ligado a enzimas (ELISA), el western blot y los ensayos de inmunofluorescencia (IFA). Estas técnicas dependen de que el gato anfitrión genere una respuesta inmune al virus FIV. Si un gato anfitrión no ha tenido tiempo suficiente después de la exposición para generar una respuesta inmunitaria o si el anfitrión no puede generar una respuesta inmunitaria debido a la inmunosupresión, es posible que no se detecten anticuerpos en un gato que en realidad está infectado con FIV.

RESULTADOS POSITIVOS

Debido a que pocos gatos, si es que alguno, eliminan la infección, la presencia de anticuerpos indica que un gato está infectado con FIV. Esta prueba puede ser realizada por la mayoría de los laboratorios de diagnóstico veterinario y también está disponible en forma de kit para uso en clínicas veterinarias. Dado que pueden producirse resultados falsos positivos, los veterinarios recomiendan que los resultados positivos se confirmen mediante una prueba con un formato diferente.

Las madres gatas infectadas transfieren anticuerpos FIV a los gatitos lactantes, por lo que los gatitos nacidos de madres infectadas pueden recibir resultados positivos durante varios meses después del nacimiento. Sin embargo, pocos de estos gatitos están o estarán infectados. Para aclarar su estado de infección, los gatitos menores de seis meses de edad que den positivo en la prueba de FIV deben volver a analizarse en intervalos de 60 días hasta que tengan al menos seis meses de edad.

Las vacunas FIV hacen que un gato vacunado produzca anticuerpos contra el virus FIV que pueden ser difíciles de distinguir de los producidos por un gato en respuesta a una infección natural con FIV. Por esta razón, es necesario conocer el historial de vacunación de FIV de un gato (siempre que sea posible) para interpretar con precisión los resultados de la prueba.

RESULTADOS NEGATIVOS

Un resultado negativo de la prueba indica que el cuerpo del gato no ha producido anticuerpos dirigidos contra el FIV. En la mayoría de los casos, esto sugiere que un gato no está infectado. Sin embargo, generalmente toma de ocho a 12 semanas después de la infección para que aparezcan niveles detectables de anticuerpos en el torrente sanguíneo, por lo que las pruebas realizadas durante este intervalo pueden dar resultados falsos negativos. Por lo tanto, los gatos con anticuerpos negativos que han tenido contacto con un gato que está infectado con FIV o tiene un estado de FIV desconocido, como por la mordedura de un gato desconocido, deben volver a someterse a la prueba un mínimo de 60 días después de su exposición más reciente. Esto permite que el cuerpo del gato tenga tiempo para desarrollar anticuerpos contra el virus.

En muy raras ocasiones, los gatos en las últimas etapas de la infección por FIV pueden dar negativo en las pruebas de anticuerpos contra el FIV porque sus sistemas inmunológicos están tan comprometidos que ya no producen niveles detectables de anticuerpos.

Las pruebas de reacción en cadena de la polimerasa (PCR) están diseñadas para detectar segmentos cortos del material genético de un virus. Esta prueba no se basa en la detección de anticuerpos contra el FIV producidos por el gato huésped, sino que analiza la presencia del virus FIV en sí (mediante la detección del ADN viral). Si bien las pruebas basadas en anticuerpos son pruebas de detección ideales para la infección, en ciertas situaciones (como confirmar la infección en gatitos con anticuerpos positivos o determinar la infección de gatos vacunados con vacunas FIV que provocan anticuerpos), las pruebas basadas en PCR son teóricamente superiores. Aunque los métodos de prueba de PCR son prometedores, estas técnicas dan como resultado un número relativamente alto de resultados falsos positivos y falsos negativos, por lo que no se recomiendan de forma rutinaria. Sin embargo, los avances recientes en esta tecnología

TRATAMIENTO/MANEJO/PRONÓSTICO

Desafortunadamente, actualmente no existe una cura definitiva para el FIV. Sin embargo, es importante darse cuenta de que, si bien es imposible predecir la supervivencia de un gato infectado con FIV, los gatos infectados con FIV pueden llevar vidas aparentemente normales durante años si se manejan adecuadamente. Sin embargo, una vez que un gato infectado con FIV ha experimentado una o más enfermedades graves como resultado de la infección, o si hay fiebre persistente y pérdida de peso, el pronóstico generalmente es menos favorable.

Los gatos infectados con FIV deben ser esterilizados/castrados y deben permanecer en el interior para evitar la propagación de la infección por FIV a otros gatos en el vecindario y para reducir su exposición a agentes infecciosos transportados por otros animales. Deben recibir dietas nutricionalmente completas y equilibradas, y deben evitarse alimentos crudos, como carne y huevos crudos, y productos lácteos no pasteurizados para minimizar el riesgo de infecciones bacterianas y parasitarias transmitidas por los alimentos.

Las visitas de bienestar para gatos infectados con FIV deben programarse al menos cada seis meses. Su veterinario realizará un examen físico detallado de todos los sistemas del cuerpo con especial atención a la salud de las encías, los ojos, la piel y los ganglios linfáticos. El peso de su gato se medirá con precisión y se registrará, ya que la pérdida de peso suele ser el primer signo de deterioro. Se debe realizar un hemograma completo, un análisis bioquímico del suero y un análisis de orina anualmente.

La vigilancia y el seguimiento estrecho de la salud y el comportamiento de los gatos infectados con FIV son incluso más importantes que para los gatos no infectados. Alerte a su veterinario sobre cualquier cambio en la salud de su gato lo antes posible.

Si bien se ha demostrado que algunas terapias antivirales benefician a algunos gatos infectados con FIV con convulsiones o estomatitis (inflamación de la cavidad oral) y reducen la cantidad de virus que liberan al medio ambiente, no hay evidencia definitiva de que cualquier terapia antiviral prolongue la vida de los gatos con FIV. El desarrollo de opciones de tratamiento eficaces para FIV es objeto de importantes investigaciones.

PREVENCIÓN

La única forma segura de proteger a los gatos es evitar su exposición al virus. Las mordeduras de gato son el principal medio por el cual se transmite la infección, por lo que mantener a los gatos adentro, lejos de gatos potencialmente infectados que podrían morderlos, reduce notablemente la probabilidad de contraer la infección por FIV. Para reducir la posibilidad de que los gatos de interior se infecten, es ideal asegurarse de que solo se traigan gatos libres de infección a una casa ocupada por gatos no infectados. En algunos casos, es posible separar los gatos infectados de los no infectados en un hogar, y esto es ideal si los gatos infectados deben ser ocupados por gatos no infectados.

Desafortunadamente, muchos gatos infectados con FIV no son diagnosticados hasta después de haber vivido durante años con otros gatos. En tales casos, todos los demás gatos de la casa deben someterse a la prueba. Idealmente, todos los gatos infectados deben separarse de los no infectados para eliminar el potencial de transmisión de FIV. Sin embargo, es importante darse cuenta de que dado que el FIV se transmite principalmente por mordeduras, la transmisión de un gato infectado a un gato no infectado es mucho menos probable en hogares que tienen estructuras sociales estables (es decir, hogares en los que los gatos no pelean).

FIV no sobrevivirá más de unas pocas horas en la mayoría de los entornos. Sin embargo, los gatos infectados con FIV se infectan con frecuencia con otros agentes infecciosos que pueden representar una amenaza para un recién llegado. Por estas razones, para minimizar la transmisión de FIV y/u otras enfermedades infecciosas a un gato que es llevado a un entorno en el que ha vivido un gato positivo a FIV, la prudencia dicta una limpieza y desinfección a fondo o el reemplazo de platos de comida y agua, ropa de cama , bandejas higiénicas y juguetes. Una solución diluida de lejía doméstica (cuatro onzas de lejía en 1 galón de agua) constituye un excelente desinfectante. También se recomienda aspirar alfombras y trapear pisos con un limpiador apropiado. Cualquier gato o gatito nuevo debe vacunarse adecuadamente contra otros agentes infecciosos antes de ingresar al hogar.

Las vacunas para ayudar a proteger contra la infección por FIV ahora están disponibles, aunque no se consideran vacunas básicas para gatos. No todos los gatos vacunados estarán protegidos por la vacuna, por lo que es importante prevenir la exposición, incluso para los gatos vacunados. Como se discutió anteriormente, la vacunación afectará los resultados de las pruebas futuras de FIV, y cualquier vacunación conlleva el riesgo de inducir sarcoma asociado a la vacuna (un tipo de cáncer) en los gatos, por lo que es importante que discuta las ventajas y desventajas de la vacunación con su veterinario. para ayudarlo a decidir si las vacunas FIV deben administrarse a su gato.

PREOCUPACIONES POR LA SALUD HUMANA

Aunque el FIV es similar al VIH (el virus de la inmunodeficiencia humana) y causa una enfermedad felina similar al SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida) en los humanos, es un virus altamente específico de especie que infecta solo a los felinos. Actualmente no hay evidencia de que el FIV pueda infectar o causar enfermedades en humanos.

¿Puede una persona contraer FIV de un gato?

No. El FIV no se puede transmitir de gato a humano, solo de gato a gato.

Llámanos 623 93 11 93